Cuenta Corriente

La cuenta corriente es un acuerdo o contrato firmado entre una entidad bancaria y una persona física o jurídica, con ello, los usuarios podrán hacer ingresos económicos en la misma cuenta quedando con el saldo a su favor, el cual podrá ser retirado del banco en cuanto el usuario lo considere oportuno.

Disponer de una cuenta corriente tiene implícito el servicio de caja por parte de la entidad bancario, con lo que el cliente podrá ingresar o reintegrar su dinero en cuanto quiera.

Mediante dicho saldo a su favor, el usuario también podrá realizar transferencias nacionales e internacionales. Resaltar también la modalidad “online” de dichas cuentas corrientes, ya que se podrán ordenar pagos o transferencias a través de internet en cuanto el banco pueda estar cerrado.

Los bancos además del servicio de caja podrán ofertar por ejemplo a sus clientes el servicio de tarjeta de crédito unido a su saldo de la cuenta corriente, para que su cliente pueda operar con su dinero en cuanto el banco este cerrado o bien para realizar sus compras.