Depositos Bancarios

Los depósitos bancarios son un tipo de productos financieros ofrecidos por las entidades bancarias que se caracterizan por ser un contrato entre las partes en el cuál una de ellas, pone a disposición de la entidad financiera una cantidad económica para que ésta lo custodie y se lo reintegre con intereses.

El usuario deberá decidir cuanto dinero invertir, además del plazo de tiempo. Finalizado el plazo de tiempo pactado entre las partes, la entidad bancaria deberá devolverle el importe aportado, además de los intereses generados por dicha cantidad inicial una vez finalizado el plazo.

Esta modalidad de depósitos es muy interesante para los ahorradores, ya que podrán depositar su capital en los bancos en periodos que no se necesiten, con el fin de generar o producir unos intereses sobre el capital invertido.

En este tipo de operaciones se estructuran en dos categorías:

Depósitos a plazo:

En este depósitos se determinará el plazo de inmovilización del capital invertido, con ello se conformará un penalización si el contratante desea cancelar antes del plazo y recuperar su capital. Este tipo de depósitos son interesantes dependiendo del tipo de interés ofrecido por parte de la entidad bancaria y podrán ser a corto, medio o largo plazo.

Depósitos a la vista:

Los clientes siempre deciden cuándo quieren recuperar su dinero, si bien este tipo de depósitos generan intereses muy bajos.

Desde Comparación y debido a la gran variedad de este tipo de productos bancarios, recomendamos el uso de nuestro Comparador para encontrar el que más se adapte a sus intereses con la mayor rentabilidad posible del mercado.